El 2016, digan lo que digan, un buen año.

Parece que este año que se acaba, el 2016, no ha sido un muy buen año para muchos. No se, pero a juzgar por lo que dicen los periódicos, blogs y demás cronistas, el 2016 se ha llevado a algunos de los mejores.

Sí, es verdad que echaremos de menos a Cohen, a Carry Fisher y su madre Debbie , Bowie, Tena, Chus , Emma Cohen, Gene Wilder y a Darío Fo. También a Rober Vaughn, Cruyff, Elena Santonja, John Glenn, Heimlich y a Miguel de la Cuadra. Bueno, si os soy sincero, para la mayoría de ellos, más que echarlos de menos, echaré de menos “saber de ellos”. Pero siempre nos quedarán sus películas, canciones, libros y hazañas, que es casi lo mismo que ser inmortal. Más echaremos de menos a la familia, la que se ha ido y la que se va poco a poco, borrando cada día una página de su diario. (Aquí que cada uno ponga los suyos porque el porno sentimental es muy expuesto).

Dicho esto, vamos al recuento de las cosas buenas que este año me han acontecido. Y no han sido pocas:

Viajes: Bueno, este año no ha sido muy pródigo. un par de viajes de trabajo a Praga, unas vacaciones en el sur de Portugal y, de camino, un poco de Extremadura y de Castilla León; un afortunado despiste que me dio a conocer Zamora y Toro. Algún día os contaré cómo pero en pocos sitios he comido tan bien y relajado tanto…

Trabajo: Pues la primera mitad bien y la segunda, mejor. Buenas experiencias dando clase y mejores dirigiendo trabajos. Mis alumnos lo hacen bastante bien y aunque a veces cueste llevarlos, al final tienen buenos resultados: de los 6 trabajos presentados, cinco sobresalientes y un notable alto, así que no hay motivo de queja. Más bien, mis felicitaciones a Luis C., David M. y David P., a Teresa R., a Juan Carlos LL. y a Xavier S. ¡Buen trabajo!. Además, me consta que casi todos tienen trabajo nada más acabar los estudios, así que ¡Felicitaciones!

Empresa: este ha sido el año de consolidación de la EBT. Por si alguno se ha perdido, es la Spin-Off que fundamos en 2015 en la Universidad de Alicante y que estrenó local nuevo en verano. Crece y parece que va bien. Cada vez mejor…

Estudios: También este año ha sido un año bueno: el doctorado va.mucho.más.lento.de.lo.que.pensaba, pero va. De hecho, puedo decir que hasta me lo estoy pasando bien. Gracias a mis dos directores, Merçe y Xavier, he logrado encontrar el punto que me hace grato escribir y en ello estoy. A estas alturas pensaba, oh, vanidad de vanidades, que no tenía nada que aprender al respecto y que bastaría con contar lo que había hecho. Pero no, la revisión me ha destapado cosas que no conocía o conocía mal y, como siempre pasa con estas cosas, la cabeza se te pone a cien y empiezas a pensar en el futuro… además, el ejercicio de escribir lo que estoy escribiendo, me está posibilitando entrelazar todo el trabajo que he hecho hasta ahora, generando esa “línea de puntos” de la que hablaba S. Jobs, y que te explica porqué estás haciendo ahora lo que estás haciendo. El 2017 va a ser el año del parto. Así que ya os iré contando…

Familia:

  • Mi padre sigue ahí, Dándolo todo por un segundo de lucidez y cariño de ella, mi madre. Aunque la montaña es cada día más empinada. No hace falta ir al cine para ver heroicidades.
  • Mi hijo, Pablo: este año ha acabado sus estudios y por todo lo alto. Tuve ocasión de hacer algo que poca gente puede hacer: vestido para la ocasión, es decir, con traje académico, pude entregarle el premio extraordinario de fin de carrera en el paraninfo de la Universidad. Puede parecer una anécdota, pero para mi son importantes ciertos símbolos. Que él haya aprovechado la oportunidad que creamos hace seis años con unos nuevos estudios de grado, implica que me he tenido que tomar la misma medicina que le aconsejo a otros padres. Y que haya acabado como ha terminado, con un rendimiento excepcional, implica que, a pesar de lo difícil que se lo he puesto -siempre ha jugado con las desventajas de ser mi hijo, no con sus posibles ventajas- está preparado para lo que le echen. Apenas 30 días después de terminar y dejándose querer por varias ofertas, ha elegido la que, creo, le va a llevar más lejos: tanto literalmente como figuradamente y así, cumplir sus ambiciones. Por esto, darle aquel papel en el paraninfo era tan importante para mi, marcaba una raya en su vida y en la nuestra -la de su madre y la mía- con la que poder decir: “esto ya está hecho. Ahora a por otra cosa”.
  • Mi mujer, Mariam: Pues otra heroína. No sólo tiene que hacerse cien kilómetros todos los días en ida y vuelta, sino que cuando hace su trabajo, tiene que ser muy buena. Se nota que está haciendo valer la experiencia pero, además, la medicina y, por supuesto la epidemiología, no da descanso. Hay que leer, actualizarse, estudiar y prepararse. Y cuando acaba con eso, tratar de poner orden en nuestras vidas, que el caos es cosa mía.

Otros: Este año he participado en la creación de Alicantec. ¿que qué es eso? pues algo que dará que hablar: una iniciativa completamente privada y sin ánimo de lucro aunque con mucho ánimo, para tratar de que Alicante y alrededores se convierta en una zona atractiva para las empresas y personas del mundo de la tecnología. Tenemos muchos valores para ello y la gente que compone la iniciativa son de un nivelazo que tira de espaldas. Yo no le llego a la altura del talón al más sencillo de ellos, lo que me estimula mucho a hacerlo bien. Acaba de empezar y os aseguro que pronto comenzaréis a oír de ello.

En fin, que el 2016 no ha sido tan malo, no. De hecho, ha sido un año para recordar..

El 2016, digan lo que digan, un buen año. · (0 Comments)

El 2016, digan lo que digan, un buen año. Parece …
read more…